19/01/09

Tengo la sensación de haber despertado de un largo letargo, es un sentimiento extraño,
mi cuerpo ha cambiado como si le hubiera sucedido algo que lo hiciera ser otro, uno que se siente maravillosamente bien.
No quiero escribir hoy sobre el amor, no sobre ese que se tienen dos personas y uno se siente volando en los aires. Ahora estoy viviendo una experiencia mas hacia el amor personal y creo que esta mas cabrón. Muchas veces nos es facil entregarnos a alguien ciegamente y sentirnos calientitos en sus brazos y creer que somos felices... cómodos.
Y que hay de lo que hacemos de verdad por amor a nosotros mismos? Hoy quiero hablar de las cosas y los retos verdaderamente comprometedores que uno emprende para demostrarse a si mismo que se ama. No un amor caprichoso, es decir ese falso amor que es irse a comprar ropita nueva, cortarse el pelo o darse un baño de tina viendo la luna. Me refiero al amor que implica escucharse a si mismo, ser congruente con nuestro cuerpo, nuestra mente y escuchar nuestro corazon de cerquita para  darse chance de replantear el rumbo, de decir ya estuvo bueno!, salir corriendo,  equivocarse, sentir, renunciar a algo que no nos hace crecer mas y nos mantiene en una mediocre tristeza.
Una persona muy querida que tiene una enfermedad practicamente incurable y muy molesta me dijo una vez  "A todo se acostumbra uno... ¡hasta a los palos!" Que razon tiene... si uno no esta pendiente de si mismo, no se da cuenta cuando empezó a "acostumbrarse"
Por favor no dejes que te pase eso! No te acostumbres a no sentir, a no soñar, a que te traten mal, a no tener autoestima, a sentirte que no estas tan padre...

Ahora me doy cuenta que la linea entre escucharte y olvidarte de ti mismo es muy delgada, y no sabemos muchas veces ni cuando la perdemos.  Unas porque se casaron y se olvidaron de que existían, otros porque se endeudaron y no hay mas tiempo espacio ni energía para los sueños , nada mas para las cuentas... otros por que creen que si renuncian a si mismos tendrán un futuro mejor... por tantas y tantas razones que van de fuertes a pendejas... conoci quien se olvido de su ser por unos cuantos paseos en camioneta... ¿no es absurdo?

Pobre ser reprimido... vive en un universo tan limitado! Yo lo único que quiero es que los límites del mío cada vez vayan desapareciendo... que cada vez el mundo me envuelva mas en él. 
Por supuesto que da miedo... pero si fuera facil cuelquiera lo haria! Esa es una frase de mi hermano y tiene tanta razón!. Las verdaderas delicias de la vida cuestan mucho trabajo, esfuerzo y hasta lagrimas... pero despues... es una satisfacción tan grande que ya las lágrimas no te alcanzan de la misma manera, ni el dolor ni el olor a muerte que corre por los pasillos de este planeta. Todo adquiere un sentido maravilloso y superior, en la magestuosidad del misterio del SER.


Love and chocolate

2 comentarios:

Georgina dijo...

Julia!! Aspiro a lo mismo...

Manuel Cejudo dijo...

Muy buena reflexión,aunque discrepo en que las verdaderas delicias de la vida cuesten tanto trabajo,solamente hay que percibirlas sin que nuestros deseos las oculten,las verdaderas delicias de la vida es sentir la vida misma.